4 abril 2020
arrugas

Arrugas, Tipos y Tratamientos

Las arrugas son uno de los primeros indicios del paso del tiempo. Estas aparecen en sectores claves del rostro debido a múltiples factores.

Por el proceso de envejecimiento aparecen dos tipos de arrugas, las estáticas y las dinámicas. En este artículo vamos a ver en qué se diferencia cada una y los métodos más efectivos para tratarlas.

Tipos de arrugas

Arrugas estáticas

Son arrugas que permanecen en la piel a pesar de que no se esté gesticulando. Aparecen por causa del envejecimiento a consecuencia de la disminución del grosor del tejido, pérdida del colágeno y la elastina.

La falta de elasticidad, la pobre regeneración celular y la radiación solar más la contaminación ambiental, también favorecen la aparición de este tipo de arrugas.

Para ejemplificar, las arrugas estáticas son las que aparecen en la comisura de la boca, la barbilla, en el cuello, desde la nariz hacia las comisuras (nasogenianas), en la frente, alrededor de los ojos, entre otras.

Arrugas dinámicas

Estas arrugas no tienen relación con la edad, pueden aparecer tanto en personas jóvenes como en adultos.

Son arrugas que se producen al gesticular, los movimientos repetitivos del rostro son los que las generan.

Cabe destacar que en un principio solo se ven al hacer gestos determinados, pero con el paso del tiempo, si no se evitan los gestos, se convierten en arrugas estáticas.

Las arrugas del ceño por ejemplo, en un principio fueron dinámicas, pero con los años se convierten en arrugas permanentes. Lo mismo sucede con las patas de gallo, las líneas horizontales de la frente, etc.

Cómo tratar los distintos tipos de arrugas

Según el tipo de arruga, existe un tratamiento determinado. Por ejemplo las estáticas requieren de relleno, exfoliación, laser, más Botox, mientras que las dinámicas se solucionan sólo con la toxina botulínica que relaja la musculatura responsable de su formación.

Ácido hialurónico

Este material se inyecta en la arruga estática para ayudar a la regeneración celular y la producción de colágeno. Rellena la arruga haciéndola menos evidente o incluso puede eliminarla por completo.

Toxina botulínica tipo A

El bótox se inyecta en la zona a tratar para reducir la formación de arrugas, es efectivo tanto para prevenir la formación de arrugas estéticas en un futuro, como para evitar que se vuelvan a marcar las que fueron tratadas con rellenos.

Ácido poliláctico

Es un ácido láctico reabsorbible y biocompatible que reduce las arrugas del rostro. Se aplica mediante inyecciones y fomenta la síntesis de colágeno mejorando notablemente la apariencia y estado de la piel.

Bioestimulación facial

Es una terapia recomendada a partir de los 30 años, que es cuando la piel comienza a perder su capacidad de regeneración y suelen aparecer las primeras arrugas.

Se extrae sangre de la persona para obtener plasma rico en plaquetas, el cual se combina con cloruro de sodio y se vuelve a inyectar en la zona a tratar, da como resultado un rejuvenecimiento general, y aumento de la producción de colágeno y elastina.

Estos son algunos de los tratamientos que se realizan para mejorar la apariencia del rosto y combatir las arrugas, pero no son los únicos ni por si solos hacen milagros.

También es indispensable cuidar la piel, llevar una alimentación equilibrada., beber abundante agua y eliminar malos hábitos de vida que causan envejecimiento prematuro como es el tabaquismo, exceso de consumo de alcohol, sobre exposición solar, entre otras tantas cosas.

El cuidado de la piel en casa es un pilar fundamental para evitar la aparición temprana de arrugas, y para facilitar su corrección cuando se realiza algún tratamiento de belleza. La limpieza, hidratación, tonificación y protección adecuadas deben ser un hábito, ya que de esta manera es posible mantener la piel en óptimas condiciones.

Fuente: Hedonai

Foto: freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *