15 agosto 2020

Rosácea, Causas y Tratamiento

La rosácea, también conocida como la maldición de los celtas, es una afección de la piel que padece un gran porcentaje de la población, en su mayoría quienes tienen piel blanca y cabello rojizo, aunque también los fototipos más oscuros pueden presentarla.

Los niños que se ruborizan con facilidad, son más propensos a desarrollar rosácea cuando adultos.

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta capilares sanguíneos y folículos sebáceos. Se localiza en mejillas, nariz, mentón y frente apareciendo como ruborizacion intensa, capilares dilatados, exceso de secreción sebácea e incluso acné.

rosacea

Puede ser transitoria o permanente dependiendo del grado de la afección. Cabe destacar que la rosácea sin tratamiento va avanzando hasta permanecer inmóvil en el rostro e incluso generar alteraciones en la anatomía de la nariz (rinofima en hombres), e incluso trastornos oculares en los casos más severos.

Muchas veces la rosácea es confundida con un brote acneico por la presencia de pústulas y exceso de sebo, pero tiene características distintivas, que son los capilares dilatados (telangiectasias), el flushing que aparece luego de beber o comer alimentos calientes o con condimentos picantes, así como bebidas excitantes, la aparición del brote ante agentes externos agresivos como el calor y el frio, etc.

Grados de rosácea

Rosácea Eritemato-telangiectática:

Se caracteriza por presentar una ruborización frecuente ante estímulos determinados, con telangiectasias permanentes en zonas claves del rostro: mejillas, nariz, frente y mentón.

Rosácea pápulopustular:

Este tipo además de contar con las alteraciones propias del anterior, también presenta pápulas y pústulas inflamadas.

Rosácea fimatosa:

Hay además engrosamiento de la piel, nódulos superficiales y enrojecimiento permanente de las zonas afectadas. Este grado severo de rosácea va deformando de forma progresiva la nariz ocluyendo las glándulas sebáceas, engrosando la piel y formando pequeños quistes. Es frecuente en hombres de raza caucásica entre los 50 y 70 años, es crónica.

Rosácea ocular:

Es un grado de rosácea que puede aparecer después o antes de los síntomas en la piel. Se caracteriza por enrojecimiento, ardor y picazón en los ojos constante, y es frecuente en personas adultas de entre 30 y 50 años de edad con rosácea o predisposición a ella.

Causas de la rosácea

Los especialistas aún no tiene definida una causa o causas específicas que generen la aparición de rosácea, la teoría más fuerte es que se da como resultado de una combinación de factores ambientales y hereditarios.

Las personas de entre 30 y 50 años, con tez clara, sobre todo descendientes de irlandeses y de países del norte de Europa, son propensos a padecer de Rosácea, pero también se ha visto en individuos de piel oscura.

Los factores ambientales como la luz solar, el frío excesivo y el viento pueden agravar el brote, al igual que la calefacción alta en invierno, las bebidas calientes y estimulantes, las comidas picantes, el alcohol, algunos cosméticos irritantes y ciertos fármacos que dilatan los vasos sanguíneos.

Tratamiento de la rosácea

No existe una cura para la rosácea, si hay tratamientos que ayudan a mantener los brotes a raya y evitar el flushing como el agravamiento del cuadro.

Existen herramientas cosmetológicas y dermatológicas que minimizan las alteraciones propias de la rosácea en la piel afectada, al igual que el láser y la electro cauterización para eliminar los derrames capilares.

De igual modo el cuidado domiciliario y el evitar los factores agravantes del cuadro son fundamentales. La persona que padece rosácea tiene que eliminar de su dieta los alimentos picantes y muy calientes, las bebidas estimulantes, el alcohol, los lácteos grasos y cuidarse siempre del sol.

También tienen que tener especial cuidado con la ingesta de alimentos que posean una gran cantidad de precursores hormonales, no utilizar exfoliantes irritantes, cosméticos con alcohol, fragancias o aceites, conservantes e ingredientes resecantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *