15 agosto 2020
coco

El Coco, Beneficios de esta fruta Para el Cuerpo y la Piel

El coco es una fruta tropical muy apreciada en el mundo entero, y esto no se debe solo a su exquisito sabor, sino también por los beneficios que aporta a la salud y a la belleza.

De la fruta se aprovecha todo, desde su jugo (agua de coco), la pulpa, el aceite que se obtiene con ella, la cáscara, e incluso el pelo que lo recubre.

Lo que se consume del coco es el agua, la pulpa fresca o desecada, el aceite, la manteca, la leche y la harina que se elaboran con la carne mediante diversos procesos. Mientras que con la corteza y los pelitos, se realizan todo tipo de artesanías y productos de variada índole.

El coco, una fruta llena de propiedades

El coco posee una gran cantidad de nutrientes que son esenciales para el cuerpo, y además aporta mucha energía. Es rico en minerales como potasio, hierro, selenio, zinc, calcio, fósforo, magnesio, y vitaminas E, C, y B, y variedad de oligoelementos.

Tiene propiedades antibacterianas y refuerza el sistema inmunitario, su carne es rica en calorías (unas 350 cada 100 grs), pero a pesar de ser altamente calórica no se pueden dejar de lado los beneficios que acarrea su consumo, como el poder antioxidante que tiene, la capacidad para regular la presión arterial, bajar el colesterol y el aporte de fibras y minerales.

El agua de coco, el jugo que encontramos en su interior, es sumamente hidratante, ayuda a recuperar minerales perdidos con la sudoración, alivia la acidez estomacal y molestias intestinales.

Por su parte, el aceite o crema de coco (ya que es una sustancia untuosa de color blanca en estado sólido), es hidratante, reparadora, calmante y emoliente. Es por estas características significativas que se la emplea frecuentemente en productos capilares y de cosmética.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la ingesta regular de coco y derivados en niños, adultos, jóvenes, deportistas, mujeres gestantes y/o lactantes y adultos mayores.

Beneficios del consumo de coco

Tiene efectos favorables para el cuerpo como ser:

  • Es un poderoso agente antibacteriano.
  • Tiene gran poder antioxidante.
  • Protege el corazón.
  • Estimula el sistema inmune.
  • Es un eficaz anti parasitario.
  • Ayuda a aumentar el peso.
  • Da sensación de saciedad.
  • Es  esencial en la dieta contra la osteoporosis.
  • Evita la retención de líquidos.
  • Controla el nivel de glucosa en sangre.
  • El agua de coco es baja en calorías, hidrata intensamente y quita la sed, es una bebida isotónica natural.
  • Tiene gran poder remineralizante, ayuda en la mejora de la tonicidad muscular y a normalizar las funciones cardíacas.
  • Su consumo ayuda a desintoxicar los riñones.
  • Alivia problemas urinarios, vómitos, náuseas y gases.

El aceite de coco para la piel

El aceite de  coco es un poderoso antibacterial y antimicrobiano, protege la piel de los rayos UV, evita la formación de radicales libres y disminuye la aparición de manchas y arrugas.

Aporta ácidos grasos de cadena media, los que regulan el pH de la piel, también ácido laurico que aporta suavidad y fomenta la reestructuración celular.

Es efectivo en la lucha contra el acné, tanto por su poder bactericida y antiinflamatorio como por la capacidad de nivelar el pH de la piel, reduciendo la capacidad de proliferación de bacterias, infecciones y secreción sebácea.

Su absorción es realmente rápida, humecta intensamente y suaviza, a la vez que ayuda en la preservación del colágeno y la elastina convirtiéndose en un excelente agente antiedad. Su aporte de vitamina E protege a las células de la piel contra los radicales libres.

El aceite de coco puede emplearse como desmaquillante, elimina suciedad a la vez que desinfecta y humecta la piel.

Tiene el poder de neutralizar hasta un 20% de los rayos UV, por lo que combinado con un protector solar o crema con FPS, es efectivo en la prevención de lesiones causadas por el sol.

coco
Coco y aceite de coco. Foto Freepik

Cómo usar aceite de coco para la piel

Además de aprovechar sus beneficios ingiriéndolo, también se lo puede emplear para tratamientos diversos en la piel y el cabello:

Se lo puede usar virgen, para humectar, calmar, desinfectar e incluso retirar el maquillaje del rostro.

Es muy efectivo para potenciar la cicatrización de heridas en la piel. Se aplica sobre la lesión previamente higienizada, varias veces al día.

Para los labios, hidrata y protege esta fina piel de las agresiones externas, también ayuda a cicatrizar las lesiones que puedan aparecer. Se lo usa líquido o sólido, para esto último basta con poner un poco de aceite en un recipiente y mantenerlo en la nevera para conservar su consistencia si el clima es caluroso.

El aceite de coco se puede mezclar con productos cosméticos, lo ideal es hacerlo antes de cada uso y solo la cantidad a utilizar, esto es para preservar la vida útil de la crema o producto que empleemos.

En el cabello, a modo de mascarilla para humectar y repararla fibra capilar dañada. Se utiliza solo o bien mezclado con el champú, crema de enjuague o mascarilla capilar.

Se puede emplear en lugar de la crema de caléndula en los pezones de madres lactantes, no le hace daño al bebé y evita que la piel se agriete o lastime. También sirve para hidratar y limpiar suavemente la piel del recién nacido, sobre todo cuando tiene costra láctea.

En resumen…

Como puedes ver el coco es una fruta con muchísimas propiedades, si bien resulta bastante costosa de adquirir en sitios donde no se lo cultiva, realmente vale la pena.

Lo mismo que sus derivados, el aceite de coco orgánico no es un producto barato, pero rinde muchísimo y es sumamente favorable tanto para la dieta como para la piel.

Foto: Freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *