4 abril 2020
Iluminador

Cómo Usar el Iluminador y no Morir en el Intento

El iluminador es un elemento clave del maquillaje del rostro, ayuda a conseguir una apariencia bronceada y natural a la vez que le otorga mucha vida a la piel, sobre todo cuando empleamos maquillajes de acabado mate.

Claro está que tiene sus secretitos a la hora de aplicarlo, no se esparce por todo el rostro como la base, sino que hay que colocarlo en sectores claves. Pero antes veamos de que se trata este producto tan bonito.

Iluminador maquillaje

El iluminador

Es un cosmético que contiene partículas especialmente creadas para atraer la luz, ya sea solar o artificial, y dar ese brillo jovial a la piel.

Es apropiado para casi todo tipo de pieles, no es comedogénico ni pesado y viene en diversidad de tonos para poder elegir el más adecuado según el cutis.

Por lo general lo encontramos en presentaciones de no más de 15 grs., en versiones líquida, polvo, lápiz y gel.

Cómo aplicar el iluminador

La aplicación de este producto es muy sencilla, se debe colocar una pequeña cantidad en medio de la frente, sobre los pómulos, bajo el arco de la ceja, en medio de la nariz, sobre el lagrimal, en la esquina de los ojos y en la barbilla.

Estos puntos son generales, pero en función de cada rostro pueden ir variando, sobre todo si implica colocar el iluminador sobre una zona prominente o cuya forma le disgusta a la persona.

Repito, solo se usa una pequeñísima cantidad ya que la idea es dar un brillo sutil, y el producto debe difuminarse muy pero muy bien.

Lo que se consigue es desviar la atención a los puntos estratégicos del rostro creando un efecto de relieve que además disimula el cansancio y la piel apagada.

¿Antes o después del maquillaje?

La colocación del iluminador depende mucho del efecto que se quiera conseguir y del tipo de maquillaje facial que estemos usando.

Por ejemplo si la base tiene un acabado en polvo o mate, el iluminador va después, pero si usamos una fluida normal, se puede esparcir antes con la ayuda de un pincel para conseguir un efecto perlado en todo el rostro.

Para el maquillaje de noche siempre conviene aplicarlo después de la base, ya que al no haber luz solar el efecto de iluminación será mucho mas tenue que en el día.

Los No del iluminador

Nunca debemos aplicar iluminador sobre los defectos o imperfecciones, ya sea una nariz prominente como arrugas, cicatrices, granos o surcos porque estaríamos destacándolos aun más.

La elección del color y acabado del iluminador también es clave, si tiene una coloración mas fría o cálida. Esta siempre debe ir de la mano con el tono de piel, ya que lo que se busca es un brillo natural, armónico y sutil, nunca podemos usar uno que diste mucho de nuestra naturaleza.

Trucos para usar el iluminador

El iluminador además de destacar el rostro, también ayuda a mejorar ciertas partes que requieren de alguna ayudita.

Por ejemplo el aplicarlo bajo el arco de la ceja ayuda a levantar visualmente los parpados caídos, también si lo esparcimos bien sobre todo el arco de cupido y en la parte central inferior de los labios conseguimos que parezcan mucho más carnosos.

Los ojos muy juntos se separan con un poco de iluminador en el entrecejo.

Para un maquillaje fresco de verano se puede mezclar un poco de iluminador con la crema de uso habitual, de este modo la piel queda delicadamente resplandeciente y se destaca el bronceado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *